FIESTÓN BISIESTO CHOPPER MONSTER

GENERADOR:

Generador: “Sonrío demasiado” (LP, Chopper Monster)

Tras el 7” que sacaron Jesús y Ana el año pasado con esta, su nueva formación, tenemos ahora nada menos que todo un LP cortesía de Chopper Monster. Me pidieron que hiciese unas líneas a modo de titular para la promo del disco y me salió algo un poquito más largo porque es imposible decir todo lo que tenía que decir en una sola frase. Copio y pego:

“Hay dos formas de decirlo:
1.- Estos hijos de puta jamás madurarán.
2.- Nunca ningún grupo se ha mostrado tan fiel a sus principios: RNR, ruido, melodía, sudor, macarrismo y Cramps hasta el puto final. Aquellos mismos mandamientos que firmaron con sangre en el 97, cuando nos volaron la cabeza con el primer disco de Baby Horror.
Tú decides. Ellos ya lo hicieron”.

Pero como sabéis que soy de enrollarme más, añado algunas cositas que también escribí en su momento, cuando me pasaron los archivos para oír las canciones, y algo nuevo que redacto ahora mismo ya con el flamante LP sonando en mi plato.

En general el disco (discazo) me recuerda muchísimo a los primeros tiempos de Baby Horror, cuando eran más macarras, oscuros y rocanroleros y las letras estaban plagadas de hombres lobo y otras criaturas de la noche. De hecho este disco contiene también muchos licántropos, incluso un “hombre lobo maricón” (increíble el concepto, jajaja). Más que ecos de su pasado, son pedradas en la cabeza que me devuelven a finales de los 90 cuando los escuchaba sin parar. Canciones que recuerdan mucho a aquellos clásicos como fueron Mujer loba adolescente, La Carrera de la Muerte del año 2000 o Me gusta sudar y hacer el amor.

Echo en falta, eso sí, alguna voz más de Jesús. Me gustaba mucho cuando cantaba él solo y cuando mezclaban las voces. Aquí lo hacen menos.

Y, ya lo he dicho, el sonido es Cramps a tope. Se nota cuando una banda es fan antes que banda, cuando ponen por delante a sus ídolos antes que a ellos mismos. Eso no se puede falsificar. Y así son Generador.
Y lo digo, no solo por la forma de sonar y la cantidad de homenajes que meten, también por las versiones que hacen. En este caso se marcan dos de los Cramps, jeje. No se les puede acusar de ser muy originales en ese sentido, pero es que cuando te metes en la secta, te metes hasta sus últimas consecuencias.

Y luego hacen también una de Johathan Richman (Vampiresa Mujer), poniéndose tiernos, y se vuelven ye-yés con el Despeinada (Palito Ortega/Chico Navarro). Curiosamente son estas dos versiones las que rompen con la tónica general del disco, de RNR sudoroso, y añaden esa guinda extra al final de cada cara, quizás, inconscientemente o no, para dejar también buen sabor de boca.
Y es que, en general, las letras del disco son bastante amargas, de desencanto social, de asco por los humanos. No lo digo como algo negativo, claro. Al final las mejores letras son las que te salen de dentro, ya sean tristes o alegres.
Aunque, desde luego, si hay alguien que sabe poner al mal tiempo buena cara, esos son ellos.

Porque si hay algo que le sobra a este disco es energía. Conseguir, con lo asqueado que estoy últimamente con todo lo que huele a “clásico”, que me entusiasme este disco, creo que es una buena prueba de ello.
Así fueron, así son y así serán hasta la muere. Os quiero.

Mugretone.

THE RASCATRIPAS:

The Rascatripas: S/T (7”, Chopper Monster)

Segunda referencia para el grupo y para el sello, tras un primer 7” coeditado por Chopper Monster y Rufus Recordings el año pasado. Por si no te habías dado cuenta, el LP de Generador que comento más arriba es la tercera referencia de este sello, que pasa de ser una tienda muy chula de Malasaña a ser ya un emporio con discográfica y toda la pesca. Así que, desde aquí, le deseamos una larga vida a Iván y a sus proyectos.

Pero vamos con el disco. Nos encontramos con un single de dos temas que abundan en el Punk y el RNR guarrindongo, el gamberrismo “juvenil”, el sentido del humor y las ganas de incordiar. Y es que cuando un grupo de personas se reúnen para hacer una banda solo tienen dos caminos posibles: intentar ser un grupo serio como Joy Division o como Héroes, ejem, del Silencio o bien tirar por el camino del cachondeo y la irreverencia como hicieron Siniestro Total. Creo que está claro qué camino han seguido Rascatripas, ¿no?

El tema que abre el disco, Le he quitado el carenado (a la moto) creo que, además de un trallazo, es una declaración de intenciones en toda regla. Un tema veloz que recuerda a La Moto de Fernan (aunque no tan veloz, je) y que, por tanto, bebe mucho del Crypt de los 90 y de otros estilos afines, como la escena Lo Fi Garaje Punk de aquella época, liderada en Europa por Billy Childish.

En la cara B nos enfrentamos a un tema más calmado y más vacilón todavía, que recuerda un poco a las canciones del disco de Los Jubilados de La Polla Records. Pero no te vayas a creer que la letra lleva ningún tipo de mensaje o compromiso político, creo que si lees el título ya te haces una idea: He visto un ovni pilotado por Big Foot repartiendo pizzas por Leganés. Además de que podría ser la banda sonora ideal de Cuarto Milenio tiene una algunas frases realmente grandiosas: ”Uri Geller dejó de fastidiar el menaje de cocina, ¿por qué el Palmar de Troya tenía tan mala rima?”.

Joyita sorprendente. No me lo esperaba.

Mgrtn.

 

JOAO TOMBA:

Joao Tomba era una estrella del rock cuando en 1959 murió en una estúpida carrera de coches frente a las dunas de Samil. Pero hoy, ha resucitado.

Joao Tomba es el nombre tras el cual Israel Ruiz (Indy Tumbita), miembro de bandas como Pedrito Diablo & Los Cadáveras, Los Profesionales, Los Villanos de Boraville o Thee Tumbitas, se esconde para llevar a cabo su proyecto más original y gamberro. A mediados del 2013, Israel comienza a trabajar en un proyecto en solitario al cual ha bautizado como Joao Tomba e a súa Orchestra TDK Chrome. Se trata de música influenciada tanto por Alan Vega o Alex Chilton como por Burning o la biblia (más concretamente El Antiguo Testamento ya que en este se reparte más cera que en el nuevo). Canciones de amor desesperadas, desgarradas, incluso apocalípticas pero siempre desde una perspectiva divertida.
El show en directo gira en torno a la supuesta vida de Joao Tomba en los años 50 cuando era una prometedora estrella del rock vigués pero a la que desgraciadamente le llegó su hora antes de lo deseado. Ahora, en pleno siglo XXI y reencarnado en Indy Tumbita, pide una segunda oportunidad para mostrarle al mundo su rock and roll.
El nombre de la orquesta hace referencia a que en directo, Indy aka Joao, únicamente se hace acompañar por un radiocassette mientras toca la guitarra, canta, suplica y aulla. A veces todo a la vez.

“Joao Tomba era una incipiente estrella del rock cuando en 1959 murió en su Porche 550 Spider, víctima de una estúpida carrera de coches frente a las antiguas dunas de Samil. Tras años en el otro lado se produce un hecho misterioso. Dos jóvenes raros escuchan, en el actual half-pipe de la playa, viejas canciones de los 80 en un obsoleto radio cassette. Inexplicablemente esto provoca la reencarnación instantánea de Joao en el cuerpo de Indy Tumbita que pasaba casualmente por allí sobre sus patines. Alan Vega, Camarón y la luz de Jesús que ilumina el rock parecen haber sido los responsables de tal suceso”.

El primer disco se puede escuchar/descargar íntegramente desde el siguiente enlace:
http://joaotomba.bandcamp.com/

29 Feb
21:30H.
10€ o 15€ c/Discos